“¿Tener razón o ser feliz?”

Hay una conocida frase que dice: ¿QUE QUIERES EN LA VIDA, TENER RAZON O SER FELIZ? Y tan simple a la vista como se la ve, conlleva un gran conocimiento.

Por lo general, las personas lo que queremos es TENER RAZON. Y es el EGO el que lleva adelante esta tarea. El Ego representa a nuestra mente, y siempre está separando, pensando, comparando y sobre todo midiéndolo todo. Nos es fácil entregar nuestro poder al Ego y ser gobernados por el, al Ego le gusta tener el control.

Del otro lado existe nuestro SER y cuando descansamos en él y estamos en armonía con nosotros mismos, estamos más dispuestos a perder alguna batalla. Reconocemos que existe un límite algunas veces y que no tiene sentido buscar “convencer” al otro/s sobre mi opinión y/o postura.

Podemos darnos cuenta de esta diferencia, en la medida que seamos conscientes, quiere decir que lo podamos observar. Ya que si solo vamos por la vida esperando tener razón, nuestro Ego nunca encontrará satisfacción en la respuesta, porque la mente siempre quiere saber más. A través de este camino nunca encontraremos paz en nuestra mente.

Debemos recordar que la felicidad es el estado natural del ser humano, la celebración, la paz y la alegría no es algo que tenemos o que no tenemos….que nos toca en suerte o no, o que nos va a llegar un día en el futuro. Sino que eso somos, algunas veces nos lleva toda la vida darnos cuenta.

Y en ese espacio cuando estamos 100% conscientes de lo que somos y valemos, el Ego se diluye.  Cuando dejamos de opinar, de querer que el otro nos de la razón, de convencer, de buscar ganar siempre en una discusión, tu Yo consciente y racional (el Ego) pierde fuerza lentamente y ve la solución en tu Ser.

No estoy diciendo que el objetivo sea vivir sin Ego, eso es básicamente imposible, porque el Ego es un fenómeno de nuestra mente, y a través de él obtenemos sentido de identidad personal. Nos ubicamos como una entidad separada del resto y eso lo necesitamos para obtener seguridad y autonomía en el mundo.

Cuando nos describimos de tal o cual manera estamos hablando de rasgos de nuestro Ego (QUIEN SOY).  Pero es un poco simplista definirnos solo desde el Ego ya que no somos solo eso. Allí comienza un análisis más profundo, que quizá exceda este espacio.

La conclusión es que cuando expandimos nuestro campo de consciencia y comenzamos a dejar de querer comprender algunas cosas a través de nuestra “razón”, vamos a reconocer que es mucho más fácil “ser feliz que querer tener razón”.

Hasta la próxima. A seguir avanzando!

Lic. Paula Fumarola  (MPRN 909). -Psicología y Desarrollo Personal-