Mediante la terapia de pareja, se toman las medidas adecuadas para la reconstrucción de la relación. Todas las parejas viven períodos de crisis, malos momentos o desencuentros; no es conveniente hacer caso omiso a los problemas esperando que mejoren por sí solos. Un proceso  terapéutico puede ayudar a que la pareja salga fortalecida de una crisis. El objeto de este espacio es trabajar en conjunto para fortalecer la relación, desaprendiendo viejos patrones de comportamiento para poder vincularse de una manera sana, potenciando el bienestar individual en primer lugar.