“La eterna búsqueda del ser humano: SER FELIZ”

Más allá de las listas de deseos en Navidad, de tirar una moneda al pasar en alguna fuente y de miles de libros de autoayuda que leamos, todos estamos en la misma búsqueda constante de la felicidad.

Si nos preguntan: “¿Qué es lo que más deseas en la vida?”, casi sin pensarlo  lo primero que respondemos es: -SER FELIZ!-

Alcanzar la paz interior, sentirnos plenos, alegres y felices, es lo que queremos todos y parece tan simple…. y a la vez puede llevarnos toda la vida. Por qué será? Quizá porque hay obstáculos que nosotros mismos nos ponemos, por ejemplo nuestras expectativas, nuestras exigencias, nuestros miedos entre otras cosas.

Existe en nosotros, un Juez Personal que diariamente, minuto a minuto está juzgándolo todo a nuestro alrededor, para bien o para mal. Ese juez es nuestro principal verdugo; sus sentencias son el cultivo perfecto para nuestro sufrimiento más profundo. Es el que nos dice “no confíes”, “no puedes hacerlo tú”, “es peligroso!”, “ya no te ama”, etc.

Si pudiéramos acallar a nuestro juez personal, podremos escuchar más a nuestro ser, un especialista en conectar con espacios de felicidad pura, pero necesitamos de mucho autoconocimiento para lograrlo.

Soltando las expectativas también podremos sentir una liberación, ya que las expectativas inhiben la felicidad. Por eso si queremos conectar con ella sin buscarla tanto, sería bueno comenzar a soltar nuestras expectativas. Soltar el resultado y poner más el foco en los detalles del camino, en nuestro momento presente, donde reside la verdadera consciencia.

Lo que habitualmente nos sucede es que nos cuesta disfrutar del momento presente, estamos en la búsqueda de la felicidad pensando que es un punto de llegada: “-seré feliz cuando suceda tal o cual cosa-“

Así nuestra mente se proyecta hacia el futuro y espera el momento de ser feliz; pero la felicidad no existe en el momento futuro. Es algo que construimos constantemente en el momento presente; no existe nada fuera del momento presente.

También  nos impide ser felices quedarnos estancados en nuestro pasado, lamentándonos sobre lo que nos sucedió, sobre lo que hicimos o no hicimos, nos arrepentimos, sentimos nostalgia, añoranza, etc. Viajamos constantemente entre el pasado y el futuro, y sin darnos cuenta sumamos stress a nuestra vida diaria y seguimos sintiéndonos infelices.

Todos estamos buscando lo mismo: SER FELICES. Buscando afuera nuestro muy difícilmente lo logremos. Pensamos que la felicidad está en nuestra carrera, en nuestro éxito económico, al lado de nuestra pareja, en el lugar donde vivimos. Pero si no podemos sentirnos plenos y en paz con nosotros mismos estemos donde estemos y con quien estemos….siempre vamos a estar “buscando”  y el tiempo ira pasando…sin darnos cuenta.

Buscamos tantas veces la felicidad en inmensos lugares, en inmensas cosas, bajo inmensas circunstancias….. Y mientras transcurre  la vida seguimos “buscando” la felicidad.

Ser conscientes de lo finita que es nuestra vida nos ayudará a estar más conectados al momento presente, a disfrutar de lo que tenemos sin estar siempre insatisfechos por lo que nos falta, a salir del espacio de queja constante, a valorar las cosas simples de la vida.

Siempre sentiremos que nos faltará algo para ser felices, lo importante es que no se nos pase la vida esperando tenerlo todo. El universo nos regala un instante mágico todos los días para sentir la felicidad. Solo tenemos que observar dentro nuestro, fluir, creer, sonreír más y estar presentes aquí y ahora!

Hasta la próxima. A seguir avanzando!

Lic. Paula Fumarola  (MPRN 909). -Psicología y Desarrollo Personal-